Amor y amistad: los felices, los aburridos y los amargados

338


¿Le molesta tanta cursilería en este mes? ¿Le fastidia tener que hacer cola en los restaurantes, centros comerciales y hasta en el motel por la celebración de amor y amistad? ¿Siente que es una fuga de dinero esta festividad? Bienvenido, querido Grinch de amor y amistad.

Por: Sara L. Grillo M.

Twitter: @sarilla1004 @ElMalEconomista

Facebook: El Mal Economista 

Instagram:@ElMalEconomista 

 

La vida se basa en detalles y una acumulación gradual de cosas pequeñas, al menos eso he aprendido. Así aparecen las fechas especiales (que se denominan de esta manera porque en ellas ocurrieron hechos relevantes para las personas), pues son un motivo de celebración, reunión o una excusa para crear más momentos importantes. Hasta ahí no hay problema, todos de acuerdo. Sin embargo, llega septiembre con su ya conocida celebración de amor y amistad y no faltan los malos comentarios al respecto… ¿será porque no implica festivo?

No solo son comentarios relacionados con la frivolidad de la fecha, o de que es un invento del feroz consumismo capitalista para hacer que la gente gaste en cosas insulsas. Para muchos es solo una excusa para no tener un detalle con su pareja; en los que andan solos puede que sea algo de resentimiento; y, finalmente, están los amargados a los que les fastidia que los demás sean felices. Hay gente así, amigos, de verdad.

Pero usted, que tiene detalles con los suyos sin importar la fecha, no se preocupe, está exento de cualquier culpa. Ahora bien, si es de los que se las da de antisistema para encubrir su tacañería, le invito a recapacitar. Antes de proseguir, deseo aclarar que me dirijo a todo ser humano, para que los preocupados por el lenguaje inclusivo no se vayan a rasgar las vestiduras, no sea que luego exijan que termine escribiendo todes mientras me tildan de representante del patriarcado opresor. Bueno, continuemos, íbamos en los tacaños. Estas personas se escudan en el ahorro, la mesura, algunos se autodenominan metódicos, pero no son más que artimañas lingüísticas para esconder su afán de no gastar un centavo ni en ellos mismos.

Es triste dar con una pareja así. También cuando es un amigo, porque uno termina comiendo solo o casi a escondidas, porque además de no gastar o aportar a la cuenta suelen tener un apetito voraz. No se trata de medir el afecto en regalos, pero resulta, querido amigo tacaño, que es uno de los lenguajes del amor y de la amistad. Dar es chévere, no tiene que invertir todos sus preciados ahorros, puede ser algo pequeño pero significativo. Créame que no va a quebrar.

Pixabay
Pixabay

 

Si, por el contrario, es una víctima más de un amigo o novio tacaño, llénese de paciencia por un tiempo, pero no deje que llegue al descaro. Las cosas funcionan siempre con lenguaje claro y reciprocidad.

A los entusados no les puedo decir más: su odio al amor les durará lo que se demoren en encontrar a alguien más y se conviertan en los seres cursis que hoy tanto detestan. Así pasa siempre, entonces tómelo con calma, haga maratón de películas de terror, lea un libro de Amalia Andrade o disfrute con amigos para que no le dé tan duro ver tantos corazones por ahí. Por favor, no le amargue a los demás su felicidad, déjelos ser y espere Halloween con optimismo.

A los amargados poco puedo recomendar, salvo que vayan a terapia porque no es sano que todo a su alrededor les produzca una úlcera. Amigo, amiga: eso no es normal. Si no le parece que en estas fechas los restaurantes se llenen de globos rojos, rosas y corazones, no salga y pida domicilio. Si le revienta que a su alrededor estén muy románticos, ubique sus audífonos, busque una lista de reproducción de su gusto y déjese llevar. De no poder contener su molestia con el juego del amigo secreto en la oficina, no lo juegue y ya (fresco, que esa vaina a nadie le gusta). No se vuelva repetitivo, ya todos saben que a sumercé le pudre todo, total, le toca compartir espacio con el resto de la humanidad, hágaselo fácil a todos, especialmente a usted mismo.

Por último, celebre el amor y la amistad con mesura: entregue las llaves si va a beber; reserve en el restaurante, la discoteca y el motel, porque la vaina va a estar a reventar. Si prefiere plan relajado en casa, está bien. Pero eso sí, dele las gracias de nuevo a ese compañero de vida que le dieron la fortuna de tener, lo mismo a los amigos, esos que no lo han dejado en las malas y que en las buenas se alegran de su felicidad.

comments icon 0 comentarios
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *