“Cocos” económicos para los jóvenes en 2017: cómo conseguir trabajo recién graduado

1965


Mientras yo me aferro y no suelto mi trabajo actual, generación tras generación de amigos míos que recién se gradúan pasan rápidamente de la fiesta a las lágrimas pues se encuentran con un duchazo de realidad.

Por: José Fernando Duarte

Twitter: @elmaleconomista
Facebook: El Mal Economista
Instagram: @elmaleconomista

Octubre, tiempo de sustos y pesadillas, es época de grados en varias universidades del país. Han pasado más o menos cuatro largos meses desde que terminaron las clases, pero por fin llega la esperada ceremonia y la justificada ronda de celebraciones. Posteriormente, es durante las típicas reflexiones del desenguayabe donde surge un nuevo afán. Ahora que se es oficialmente un profesional, llegó la hora de sentar cabeza, convertirse en un miembro productivo de la sociedad y conseguir laburo, como dicen los argentinos.

Es ahí donde uno capta que perdió cuatro meses de su vida esperando el diploma. Ese tiempo precioso lo habría podido aprovechar buscando ofertas y enviando hojas de vida. Ahora que llegó el momento uno encuentra –si le va bien– un puñado de ofertas que se adaptan a su carrera, sus aspiraciones laborales y a su poca experiencia; pero habrá que esperar otro par de meses para empezar a recibir llamadas. Van seis meses perdidos y la impaciencia empieza a sentirse.

Según el Departamento Nacional de Planeación, un colombiano promedio se demora 4,5 meses en encontrar trabajo. Sin embargo, un colombiano con título profesional tarda cerca de seis meses. Entre la población joven, donde el desempleo es mayor al promedio, es de esperarse que este tiempo sea aún mayor.

Adicionalmente, uno tiene una aspiración salarial. La carrera no fue barata y en muchos casos hay una deuda cuantiosa por pagarle al ICETEX. En este punto es posible haber recibido un par de ofertas que ofrecen salarios irrisorios y que rechazó de inmediato. Es difícil –si no imposible– subsistir y pagar una deuda de ocho o hasta nueve cifras con un salario de seis.

No todas las noticias son malas. A pesar del ambiente de pesimismo en el que vivimos, las cifras muestran que tanto el tiempo requerido para conseguir empleo como la tasa de desempleo y la tasa de desempleo juvenil han caído durante los últimos años; actualmente se encuentra en el 15,8%, según el DANE. Además, la tasa de desempleo juvenil en Colombia es inferior a la del promedio de países europeos como Francia, Italia, Suecia, Bélgica, Portugal y, por supuesto, España y Grecia.

Pero como las cifras no nos pueden dar de comer (excepto tal vez a nosotros los economistas), tenga en cuenta los siguientes consejos que con seguridad le ayudarán a evitar la pesadilla del desocupe a tan temprana edad:

 

Sea ambicioso y hasta descarado: La peor diligencia es la que no se hace, no deje de aplicar solo porque no cumple al pie de la letra los requisitos del cargo. Si no aplica usted mismo se está cerrando la posibilidad de ser seleccionado, si aplica podría llevarse una agradable sorpresa.

Aplique a todo lo que vea: Incluso si el trabajo no es de su mayor interés, pasar por un proceso de selección le brinda experiencia y cancha para que cuando llegue la posición de sus sueños usted sepa lo que hace.

Trabaje antes de graduarse: cualquier experiencia es positiva en las etapas tempranas de la carrera. Incluso empezar como mesero o repartidor le ayudará a conocer el mundo laboral y le abrirá puertas a nuevas oportunidades. Esto le brindará una experiencia inicial que seguramente muchos de sus pares no tienen.

Haga prácticas/monitorías: Si su universidad le ofrece oportunidades de empleo, aplique a unas cuantas y procure acercarse a los profesores que muestren interés en usted. Ellos pueden darle guía y servir como plataforma de lanzamiento para su carrera. Deje la pena a un lado, pídales la oportunidad de trabajar con ellos si tiene chance (y aun cuando no lo tenga). Si su universidad no ofrece este tipo de programas, muchas empresas buscan practicantes, incluso aunque no lleve mucho en la carrera.

Realice voluntariados y trabajo no remunerado: esta es la cura más efectiva al no conseguir trabajo por falta de experiencia. Aproveche que sus gastos como estudiante no son mayores y ofrezca su servicio a organizaciones y a empresas que busquen voluntarios y practicantes ad honorem. La experiencia y los conocimientos que se adquieren le servirán mucho en el futuro.

No sea quisquilloso: Uno se puede dar el lujo de escoger cuando le hacen ofertas, no al momento de aplicar.

Utilice todos los medios a su disposición: LinkedIn, portales de empleo, Facebook (ahí he conseguido todos mis trabajos hasta el momento), ese amigo nerdo del colegio que ahora trabaja en una multinacional, la tía que trabaja en una oficina del Gobierno que no sabemos para qué sirve, todas son opciones válidas.

Especialícese: si usted salió bueno para un tema específico y le gusta, aproveche sus habilidades y profundice en la materia. Aspire a convertirse en el mayor experto del área y las ofertas eventualmente llegarán solas.

¿Emprender? No es mi opción favorita para un recién graduado pues el emprendimiento requiere experiencia y capital. Aun así, si usted cree tener el talento, la creatividad o las conexiones requeridas para lograr un emprendimiento exitoso, ¡adelante!

Reevalúe su hoja de vida: Un error común es enviar la misma hoja de vida para todas las ofertas que aplica. Eso está muy mal. Cada oferta busca un perfil distinto y usted debe ajustarse al mismo, especialmente si tiene mucho interés en la posición.

Ahorre mientras pueda, no se estrese, aproveche el hotel mamá: Sin importar las circunstancias es recomendable tener ahorros y guardar para las vacas flacas. No desespere, tenga en cuenta que el solo hecho de haberse graduado de educación superior lo pone en ventaja sobre la mayoría de la población. Aproveche el tiempo con su familia y el tiempo libre que tanto extrañará cuando finalmente consiga el empleo.

¡Feliz noche de brujas!

 

comments icon 0 comentarios
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *