Diez emprendimientos que le cambiaron la cara a Colombia

1065


Por: Andrés Martínez-Sastre

 

Twitter: @elmaleconomista

Facebook: El Mal Economista 

Instagram: @elmaleconomista  

 

En El Mal Economista hemos seleccionado 10 grandes empresas, en el sentido amplio de la palabra, que en sus comienzos parecían pequeños emprendimientos personales, pero hoy forman parte del imaginario colombiano y son, en muchos casos, líderes de los sectores en los que desarrollan sus actividades. Nuestra selección no busca desconocer los cientos de emprendimientos de todas las escalas que han sido exitosos durante la historia de Colombia y, mucho menos, olvidar las nuevas iniciativas empresariales que se han convertido en verdaderas sorpresas para la economía en la que vivimos y que buscan anticiparse al avance de los tiempos. Simplemente hemos escogido 10 que sobresalen por el impacto que han generado sobre la sociedad colombiana a través de los años.

Así, los nombres señalados han logrado ganarse un espacio en la historia del país y forman parte de su presente. Es por esta razón que el listado incluye ocho sociedades anónimas, una entidad estatal y una organización sin ánimo de lucro. En virtud de la diversidad del listado, hemos decidido clasificarlas por su orden cronológico de creación en reconocimiento a la trayectoria que tienen.

 

Universidad Nacional de Colombia: patrimonio de todos (1867)

Posiblemente nuestro lector se pregunte por qué incluimos una universidad pública. Sin embargo, la UN es una empresa cuyo objetivo es prestar el más intangible pero potente de los servicios que se ofrecen en una sociedad: la educación. Esta idea estuvo en la mente de Francisco de Paula Santander, quien propuso la formación de la predecesora de la Nacional, la Universidad Central de la República que abarcaba claustros en Bogotá, Caracas y Quito. Varios años después de la muerte del prócer, los Estados Unidos de Colombia le dieron vida a la Universidad que, hoy por hoy, cumple 150 años de vida sirviendo a los colombianos y formando miles de profesionales en sus programas de pregrado y posgrado. Sus sedes de presencia nacional, sus cerca de 50.000 estudiantes y sus cientos de miles de egresados son el testimonio vivo de que hay emprendimientos cuyo objetivo primario es transformar la vida de las personas y las comunidades que les rodean.

 

Posada Tobón S.A., Postobón: en la mesa de los colombianos por más de un siglo (1904)

Esta compañía antioqueña inició como un proyecto de Gabriel Posada y Valerio Tobón, quienes venían de la industria química y farmacéutica. Rápidamente se convirtió en una de las firmas industriales más grandes del país durante la primera mitad del siglo XX. Su éxito radicó en la capacidad de explorar diversos sabores para las bebidas gaseosas y lograr concederles un lugar en la mente y la mesa de los colombianos a la hora de acompañar las comidas. Además, asumieron la distribución de la popular Coca-Cola en Colombia. Eventualmente, Postobón pasó a manos de la familia Ardila Gaviria y es hoy la principal empresa de dicho grupo económico. A pesar de los cuestionamientos nutricionales en torno a las gaseosas, la firma vende hoy cerca de la mitad de las bebidas de este género en el país y participa en la venta y distribución de jugos, aguas y cerveza.

 

Fundación Social y sus empresas: amigos de quien más lo necesita (1911)

En enero de 1911, Bogotá era la pequeña capital de la centenaria República de Colombia y era fiel reflejo de las profundas heridas que había dejado la Guerra de los Mil Días. Se vivían de manera crónica las profundas diferencias entre pobres y ricos que marcaban la vida de los primeros con grandes limitaciones.

Fue esta la razón por la cual José María Campoamor, un sacerdote jesuita recién llegado a Bogotá, consiguió el apoyo de diversos estamentos de la sociedad para conformar el Círculo de Obreros (hoy Fundación Social) y su Caja de Ahorros (hoy Banco Caja Social). La idea original de Campoamor ha trascendido los años, varias crisis económicas y las divisiones internas de una organización sin dueño para convertirse en un sólido grupo financiero con ocho empresas, a través de las cuales busca contribuir a la superación de la pobreza brindando servicios financieros a las comunidades más vulnerables y respaldando proyectos que cambian sus vidas.

106 años más tarde, la Fundación Social y sus empresas emplean a más de 8000 personas y cuentan con millones de clientes. Además, esta organización dedica la totalidad de sus utilidades a iniciativas sociales en los campos de la paz y el desarrollo de las comunidades.

 

Avianca: por siempre la aerolínea de Colombia (1919)

Si existe un emprendimiento que conozca de vientos cruzados y tormentas empresariales, ese es Avianca. La aerolínea bandera de Colombia, hoy símbolo de la aviación latinoamericana, ha sido testigo de cientos de sucesos que han amenazado su existencia. Crisis financieras, luchas por su control, guerras, competencia, entre otras tantas nubes negras que no han logrado desviar el rumbo de la segunda compañía aérea más antigua del mundo.

Originalmente un emprendimiento colombo-alemán, Avianca es hoy una de las grandes líneas aéreas de las Américas y cubre diferentes territorios en el continente y Europa. Como pocas compañías, Avianca ha sido la niña bonita de varios de los grandes emprendedores colombianos, quienes han estado ligados a ella a lo largo de su historia: Mario Santo Domingo, Fernando Mazuera, Carlos Ardila Lülle, Julio Mario Santo Domingo y Germán Efromovich.
Por ahora, Avianca parece estar gozando de un viento en cola mientras se prepara para su primer centenario de vida.

 

Colombina S.A.: el sabor parece ser más que infinito (1927)

Una de las firmas insignia de los vallecaucanos, Colombina, fue alguna vez la idea a la que le apostó Hernando Caicedo. Un emprendedor que se la jugó hasta plantar la semilla de una compañía cuyo nombre es hoy sinónimo de dulce; muchos de nosotros hemos consumido su producto estrella desde la niñez e inclusive pedimos una colombina, así nos refiramos a un producto de su competencia. Esta empresa hoy vende cerca de $2 billones al año en productos de confitería, helados, carnes enlatadas y bebidas refrescantes.

Sus descendientes, la prominente familia Caicedo de Cali, forman parte de uno de los grupos económicos más importantes del país, participando en otros eslabones de la cadena de producción del azúcar y otros insumos agrícolas.

 

Cadena Radial Colombiana S.A.: mucha más compañía (1948)

Fue un grupo de aventurados empresarios quienes junto con Fernando Londoño Henao le apostaron a convertir una serie de estaciones locales de radio en la primera cadena radiodifusora del país. Así, con gran pericia, Don Fernando y sus socios crearon Caracol, firma que fue pionera en radio y televisión y que aún hoy hace parte de la oferta de medios del país. Sin embargo, la historia de Caracol ha estado llena de retos, fracasos y esfuerzos. Uno de los más críticos llevó a la firma a ser controlada por Bavaria en los años ochenta y otro, cuando en medio de la crisis de 1999, terminó pasando a manos del grupo español Prisa. Este hecho terminó separando el negocio de radio de la actividad de televisión.

En la actualidad, Caracol Radio es parte del mayor grupo de radio en español del mundo y Caracol Televisión es la punta de lanza del mayor grupo de medios de Colombia. A pesar de los malos días y los retos económicos, las familias Londoño y López siguen siendo socias minoritarias del proyecto que fundaron hace casi 70 años.

 

Almacenes Éxito S.A.: de pequeña tienda de Medellín a grupo comercial global (1949)       

Fueron quizás muchas las noches que el emprendedor antioqueño Gustavo Toro sacrificó al servicio de su empresa: el Éxito. Aunque actualmente es la principal empresa del país por volumen de ventas, con operaciones en Suramérica y formando parte del gigante francés de los supermercados (Casino), Almacenes Éxito tiene todas las características de emprendimiento vieja escuela. Se trata del proyecto de un hábil negociante que con esfuerzo, dedicación y perseverancia logró crecer una pequeña aventura empresarial y convertirla en una gran firma de comercio.

Eventualmente socios de capital adquirieron relevancia en la compañía que estuvo vinculada al Grupo Antioqueño durante años y hoy forma parte, luego de que la familia Toro decidiera vender sus acciones, del Grupo Casino de Francia. El sueño de don Gustavo, que inició en un pequeño local de Medellín, hoy comercializa servicios financieros, seguros, planes turísticos, además de producir prendas de vestir e invertir en proyectos inmobiliarios.

 

Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo: un imperio construido ladrillo a ladrillo (1959)

El ingeniero Luis Carlos Sarmiento ha sido referido en diversas ocasiones como uno de los empresarios más destacados de Colombia. Su organización cuenta con una trayectoria de 58 años actuando en los sectores de la construcción, servicios financieros y medios de comunicación, y su fortuna personal se estima en miles de millones de dólares. Sin embargo, sus inicios en el mundo empresarial estuvieron marcados por profundos retos financieros, logísticos y de seguridad. No en vano, Sarmiento inició su trayectoria empresarial cuando acompañó la liquidación del negocio de su primer empleador, quien fue víctima de las guerrillas de la época.

En varias publicaciones se han reseñado anécdotas sobre la forma en la que este ingeniero civil terminó convirtiéndose en el banquero más importante del país. De hecho, no son pocos los episodios complejos que ha enfrentado Sarmiento Angulo durante sus casi 60 años como empresario, sucesos que incluyen detractores por sus prácticas empresariales, varias crisis del sistema financiero y en la actualidad la relación de una de sus firmas con el escándalo de corrupción de la infraestructura en Colombia.

 

Arturo Calle: el nombre de la elegancia en Colombia (1966)

No son pocas las lecciones empresariales que ha dado don Arturo Calle durante sus más de 50 años de trabajo. Su organización en la actualidad es una de las principales firmas del sector textil colombiano y es reconocida por ser líder en la industria de ropa para hombre. Cuando inició, sin embargo, la única pista del éxito por venir era el talante emprendedor y frugal de su fundador. De hecho, Arturo Calle inició desde abajo siendo un joven trabajador y tomó la decisión de independizarse cuando encontró la oportunidad de abrir su propio local en el centro de Bogotá.

En la actualidad, los productos de Arturo Calle cuentan con diversas líneas especializadas y han diversificado sus mercados incluyendo algunos países de Centroamérica. Además, don Arturo es reconocido por sus iniciativas filantrópicas en las que millones de pesos se invierten en la promoción de causas sociales.

 

Servientrega S.A.: 35 años transportando ilusiones (1982)

El más joven de los emprendimientos de esta lista es, 35 años después de su fundación, una de las firmas más relevantes de Colombia. Servientrega es la empresa más importante de los hermanos Guerrero: Jesús y Mary Luz, quienes en la actualidad son cabeza de un grupo de empresas que participan en los sectores de logística, distribución y remesas. Destacados como emprendedores de alto impacto, los hermanos Guerrero ya participan de las grandes ligas de la economía colombiana. Sin embargo, han enfrentado adversidades desde el mismo comienzo de su empresa y, por estos días, viven una disputa familiar por la estructura accionaria de una compañía que mueve cientos de miles de millones de pesos anualmente.

 

comments icon 0 comentarios
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *