Economía que da susto: todo lo que no voy a poder comprar en diciembre

1004


Celulares que cuestan más que la final del mundial de Rusia 2018, y algunos conciertos, están dentro de mis pesadillas.

Me llevé un buen susto este 31 de octubre, no porque hubiera visto un fantasma, sino porque caí en cuenta de que quedan menos de dos meses para las festividades y no tengo plata ahorrada. Y me atraviesa un escalofrío cada vez que miro todo lo que me gustaría comprar en diciembre pero que parece imposible, no solo porque no tengo dinero guardado, sino porque su precio excede por mucho mi presupuesto. No están al alcance del sueldo de un recién egresado: $1,7 millones según el Ministerio de Educación.

Estas son algunas de las cosas que no podré comprar en diciembre por lo caras, pero tal vez el niño dios me haga el milagrito.

¿Una boleta del Mundial o comprar celular?

Hace tres años hice un gran esfuerzo, con mi sueldo de practicante, para comprarme el Samsung S5. En su momento era de los mejores celulares del momento y me costó casi $2 millones. Aunque me sirvió bien, ya está lento y no tiene la capacidad para los nuevos requerimientos que tengo como profesional. Tengo que cambiar de celular sí o sí.

Sin embargo, el fantasma de DataCrédito se me apareció cada vez que reviso los precios de los nuevos celulares. El Samsung Galaxy Note llegó a Colombia a un precio de $3.499.000 y el iPhone 8 Plus de 64GB cuesta $3.449.000. Y no se sabe cuánto costará el Iphone X, pero los espíritus malignos sentencian que valdrá más de $4 millones.

Puede que algunos afirmen que estos celulares sí valen esto, pero para mi concepto están caros considerando que superan el precio de lujos importantes, por ejemplo, la boleta de la final del mundial de Rusia 2018: según la FIFA la categoría más cara de este evento deportivo cuesta US$1.100, es decir casi $3,3 millones.

Lamentablemente creo que en este caso sí voy a pecar, principalmente por mis necesidades laborales. Voy a tener que invocar el ritual del crédito de libre inversión pues pagarlo con tarjeta sería un suicidio.

Tampoco fue este mundial

Ya que hablamos del mundial, debo reconocer que como muchos siempre he soñado con ir a los partidos de este evento deportivo. Y en la primera semana de diciembre ya se sabrían los oponentes de la selección Colombia, por lo que se podrían comprar las boletas para estos encuentros (por lo menos en la fase de grupos).

 

Pero el cuento de terror que contó El Espectador en uno de sus artículos, en el que revelaba los precios estimados de ir al mundial, todavía me perturba de noche: según el diario tan solo ir a la final valdría $11 millones, gastando 6 millones en tiquetes (comprados desde ya), $3 millones en la boleta y el resto en gastos varios.

Para un recién egresado, que gane $1,7 millones, le tocaría ahorrar más de seis meses para pagarse el viaje. Y eso asumiendo que no se gasta ni $100 para un chicle. Pero si está decidido a irse es mejor pedir un préstamo de libre inversión, así pagará menos intereses que con tarjeta.

Aun con la mejor tasa del mercado (la de la Cooperativa Financiera, según el portal comparabien.com), tendría que durar mortificado dos años abonando cada mes $527.000 para pagar el préstamo que le cumplió su sueño.

Y para terminar de asustarnos, según El Espectador ir todo el mes del mundial costaría entre $37 y $45 millones, dependiendo del tipo de boletas, de las comodidades que quiera asumir y las ciudades que visite.

Los conciertos de 2018

Aunque las boletas de los principales conciertos del próximo año no superan el sueldo promedio de un recién egresado en Colombia, sí implica que tendrían que sacrificar más de la tercera parte de su sueldo. Por tanto, es posible que para los aficionados tal vez la única opción es recurrir a la prima, los que la tienen (según la CUT, el 55% de los trabajadores en el sector privado son contratistas).

Por ejemplo, el combo general de Estéreo Picnic, para los tres días de concierto, se consigue a $610.000, y el paquete VIP vale $1.399.000. O tal vez prefiera solo invertir en un día, que cuesta cerca de $280.000. Pero puede que para muchos valga la pena ir y gastar todo con tal de ver artistas como The Killers o Gorillaz.

También está el concierto de Depeche Mode en Bogotá: las boletas Revolution se consiguen casi a $300.000, y la Spirit está alrededor de los $700.000.

Dependiendo de los gustos y de las comodidades que quiera tener en los conciertos, un recién graduado podría gastar casi la totalidad de su prima: $850.000 si gana $1,7 millones. Aunque disfrutará de buena música en 2018 podría quedarse sin dinero para regalos para la familia, una jugada peligrosa.

El problema es que la rumba tampoco le ayudaría a pasar estos sustos económicos, pues de acuerdo con el más reciente reporte de inflación del DANE el precio del aguardiente ha subido más de 15% este año (la botella pasó de $25.000 a $29.000, en promedio). Y debido a una mala cosecha en Europa, se espera que el precio del vino suba en todo el mundo.

Como dije, tal vez la mejor opción es hacerle la cartica al niño dios.

comments icon 0 comentarios
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *