James: Jugadas de gol

3226


Pensar en James es pensar en sus 19 títulos, en que fue el jugador más joven y uno de los más destacados del Banfield de Argentina cuando ganaron la copa en el 2009, en que su gol contra Uruguay fue catalogado por la FIFA como el mejor gol del Mundial 2014, en que su paso por el Real Madrid acompañó muchos de los títulos que consiguió el Club y lo catapultó como un jugador de grandes ligas y en que su presente en el Bayern es tan prometedor como todo lo demás que ha hecho en su carrera. Pensar en James, es pensar en todo eso. No obstante, James es más, mucho más que un héroe en la cancha.

Por: María José Peláez Sierra

Twitter:   @elmaleconomista
Facebook: El Mal Economista
Instagram: @elmaleconomista

El James de carne y hueso, el James que antes que héroe es hombre le dijo a su mamá un día, después de encontrarse en Ibagué con varios de sus amigos de infancia que no habían podido cumplir su sueño de ser futbolistas, que tenía que hacer algo, que tenía que ayudar. A James le sorprendió, recuerda ella, los talentos perdidos de su generación, la falta de oportunidades y de apoyo.

La idea rondó por mucho tiempo en su cabeza. Pero convirtió esa tristeza que había sentido inicialmente en trabajo. Para el 2011 ya había hecho de la Fundación Colombia Somos Todos James Rodríguez una realidad. La Fundación, muy pronto, se volvió en un proyecto íntimo y significativo para el 10 de la Selección. Un espacio en el que podía jugar fútbol un rato con los niños y recordar su propia infancia en la reconocida copa infantil, cuando decía que quería jugar “primero en el Tolima y, ahí sí, lo que Dios quisiera”, sin saber en dónde iba a parar.

Allí, sin cámaras ni autógrafos, supo que realmente podía incidir en la vida de cientos de niños, que no solo lo admiraban futbolísticamente sino que encontraban en él una esperanza para sus propios sueños.

Sin esperarlo, la Fundación creció tanto que tuvieron que buscar nuevos métodos de financiación, en específico recursos que fueran sostenibles y duraderos. De esta forma, James se involucró de nuevo, en el 2014, en los más mínimos detalles de la creación de su marca de agua 10 Gold.  Un agua pensada en la Fundación, que por cada 1.000 pesos de compra dona 100 a esos niños que lo esperaban al caer la tarde para echarse un picadito.

Y, así, Colombia Somos Todos James Rodríguez, gracias a 10 Gold y otros patrocinadores, tiene ya 280 niños en Ibagué, 100 en Barranquilla, 200 en Casanare y otros tantos en diversos proyectos, como el de trabajar con niños en territorios de reconciliación con el objetivo de sacarlos de los círculos de violencia en los que han sido criados, según Pilar Rubio, Presidenta de la Fundación.

El crecimiento ha traído consigo la expansión de esos proyectos. Si bien la idea nació con el fútbol como la forma de encontrar talentos y alejar a los niños del conflicto; rápidamente entendieron que la fuga de talentos en Colombia no es solo cosa de deportistas, sino de todos los que no tienen la oportunidad de ser vistos. De ahí que Pilar Rubio aclare que lo que ahora busca la Fundación es ser una “ aceleradora de talentos”. “Todos tenemos diferentes capacidades, todos nacimos buenos para algo. Pero a veces necesitamos a alguien que nos ayude a sacar esos talentos, y eso es lo que nosotros hacemos”. Eso es lo que James hizo posible.

James es un héroe en las canchas, sin duda, pero en la faceta menos vista, la más silenciosa es en donde saca todos los súper poderes de un héroe que prefiere ser hombre, que prefiere remangarse y trabajar frente a frente con los que lideran los proyectos que él sueña. Del agua, por ejemplo, participa de todo el proceso de creación, distribución y mercadeo. Pues entiende plenamente que el éxito de la empresa Functional Foods (la que  fabrica Agua Mineral 10 Gold), liderada por su tío Mario Rubio, significa también el éxito de una fundación que ya no acepta un No por respuesta, que le ha enseñado a los que de ella participan que se puede ser un 10 en la cancha y un 10 en la vida.

Por supuesto, incursionar en el negocio del agua los ha hecho percibir problemas que ya nada tienen que ver con los de la Fundación, pero que aún así condicionan totalmente las posibilidades de posicionamiento y libre competencia, sobre todo cuando se piensa, por mencionar alguno, en un mercado acaparado por las marcas tradicionales.

David Pérez, Director de Mercadeo de Functional Foods, dice que esas dificultades han sido una oportunidad también para encontrar nuevos campos y para hacer que 10 Gold no esté pensada como un negocio tradicional sino, en la misma línea de la Fundación, como una marca con preocupaciones humanas y sociales. Uno de esos aportes es que el agua se saca de los páramos vírgenes de Chingaza, y de ahí proviene naturalmente libre de sodio.

Por otro lado, hablan de la necesidad de concientizar a los colombianos de las riquezas hídricas de este país. Le apuntan al consumidor responsable y sensato que se toma un agua sabiendo la cadena de producción, los beneficios para el cuerpo y la misión empresarial de cada marca.

10 Gold le apunta a eso, a un negocio cooperativista, emprendedor e independiente, un negocio que nació del sueño de James, que empezó con una inversión de 1.700 millones de pesos y que se ha mantenido de ganas y sonrisas ¡Sí! de las sonrisas de esos niños que agradecen el esfuerzo con sus camisetas sucias y el sudor de la frente, con sus metas logradas.

Finalmente, la fama puede hacer parecer lejano a James; pero pensar que los héroes antes que ídolos son personas, con aspiraciones e incertidumbres, nos acerca mucho más a quienes admiramos. Da ilusión saber que los héroes que más vale la pena admirar no tienen más poder que el del empeño y la dedicación. James es un ejemplo en el deporte y en la vida. James reconcilió la ayuda social con los negocios, por eso él con sus acciones cada día gana más seguidores y más personas que lo ven como un líder, fuera y dentro del campo de fútbol.

 

 

comments icon 0 comentarios
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *