¿Salones de clase o videos de youtube?

265


Muchos no saben que la razón de por qué Corea del Sur es hoy una de las potencias tecnológicas del mundo es que en la década de 1980 su gobierno tomó la decisión de invertir una gran cantidad de recursos en la educación. Es un caso del que debe aprender Colombia, porque de esta manera entenderá las verdaderas consecuencias de largo plazo que implica haber ocupado el puesto 62 de 65 en las pruebas Pisa de 2012.

Sin embargo, a pesar de que es necesario que Colombia siga el ejemplo de Corea del Sur, es triste pensar en el tiempo que demorará ver los frutos de esta política. Razón por la cual es imposible dejar de preguntarse sobre qué alternativa educativa podría corregir este problema en el corto plazo.

A pesar de que sea una pregunta compleja, en la literatura académica existen varias propuestas que buscan responder este interrogante, como por ejemplo el incremento del número de horas en la jornada escolar. Sin embargo aquí se expondrá un modelo educativo poco convencional, pero que ha resultado bastante eficiente para más de un estudiante.

Es una política que está inspirada en la forma de cómo reaccionan algunos estudiantes de las mejores universidades cuando se enfrentan a los malos profesores, ya que muchos han encontrado en internet, y más específicamente en You Tube una herramienta para cubrir los vacíos teóricos que estos docentes de mala calidad les han generado

Para que entiendan este concepto solo hace falta que digiten en YouTube la palabra ‘Julioprofe’, pues encontraran el canal de un profesor colombiano que sube videos en los que explica de manera detallada y pedagógica temas de matemáticas y de física. Además si se considera que su último video fue visitado por 400.000 personas, deja claro que este docente ha impactado a mucho que más que un salón de clase.

Ningún video de Julioprofe tiene menos de 20.000 visitas, y basándonos en los buenos comentarios que aparecen en su canal de YouTube en los que constantemente le piden más clases virtuales, se puede establecer que  es una herramienta que los estudiantes de hoy en día consideran eficiente a la hora de aprender.

Además cuántos gobiernos pueden decir que han logrado impactar positivamente a más de 400.000 estudiantes utilizando simplemente un tablero, una cámara, una conexión a internet y un buen profesor.

Lo que ha hecho este docente caleño, es mostrar una herramienta pedagógica infinitamente reproducible, lo cual es una alternativa muy interesante para países con accesos a la educación tan desigual como lo tiene Colombia. Además, es tentador preguntarse lo que podría hacer este esquema de enseñanza con una fracción de los $25 billones que el país le destina en este rubro.

La utilización del internet como herramienta pedagógica tiene varios beneficios. Primero, es un instrumento de alta difusión, sobre todo entre la población joven, lo cual es conveniente porque son los que principalmente se encuentra en las aulas e clase. Segundo, la producción es ilimitada, de manera que se podría hacer de la educación de calidad un bien público perfecto, ya que no importa cuánto se consuma, siempre se garantizará el acceso a este derecho. Lo cual no funciona de la misma manera con el sistema actual, pues todas las instituciones educativas tienen una capacidad máxima de alumnos que pueden recibir.

Vale la pena advertir que esta propuesta no pretende cambiar complemente el sistema educativo, sino que es una alternativa para corregir los problemas actuales. Además, a pesar que sí es cierto de que un profesor que asista diariamente a clase puede ser más eficiente para resolver dudas y a la hora de nivelar a los estudiantes, si no existen espacios claramente delimitados para esta práctica y a su vez que se aprecie una intención por parte del docente en este aspecto, al igual que los videos en YouTube las clases serán principalmente cátedras.

Por otro lado hay que tener en cuenta que la evolución de la tecnología parece indicar que el acceso a Internet será cada vez mayor, de manera que las herramientas digitales pueden ser la clave para llevar la educación de calidad a las zonas más marginadas de Colombia.

Por: Camilo Vega Barbosa

Twitter: @camilovega0092

comments icon 0 comentarios
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *