Publicado el 22 Marzo, 2019

Becas en el exterior: de eso tan bueno, sí dan tanto

Conseguir una beca y no morir en el intento. Muchas veces creemos que las becas son algo que le pasa solo a gente con mil estrellas más de suerte que nosotros, pero no, es posible y te contamos cómo intentarlo.


Síguenos en: | | |


Estudiar en el exterior es uno de los muchos objetivos que ronda en la mente de cientos de estudiantes y recién egresados colombianos. Además de enriquecer la formación de nivel superior, ofrece proyección profesional acompañada de un mayor desarrollo personal. Dicho aspecto personal se debe en gran medida a los beneficios que trae consigo el contacto con otras culturas y costumbres. Esto, lo afirmo basándome en mi experiencia. De esta manera, coincido con amigos y compañeros que también han gozado de estancias o grados académicos en el exterior, en que estos llevan a experimentar una apertura mental que desarrolla y potencializa el crecimiento dual de la educación, referido a los ámbitos profesional y personal.

Año tras año cientos de estudiantes colombianos viajan fuera del país con el fin de formarse en distintas universidades del mundo, ya sea por un semestre o por tiempos extendidos. De hecho, y yendo un poco más allá, el incremento en el indicador que mide el comportamiento de la migración de colombianos al exterior no es noticia sorpresiva. De acuerdo con datos del Ministerio de Relaciones Exteriores para el 1 marzo de 2019, hay cerca de 478.000 colombianos que viven en el exterior, de los cuales 71.000 cuentan con estudios de pregrado y 31.000 más con posgrado (especializaciones, maestrías y doctorados). Esto representa cerca del 22% de total de colombianos que residen fuera del país y cuentan con estudios de nivel superior. Por su parte, entre 1992 y 2017 COLFUTURO apoyó a 13.123 profesionales que adelantaron estudios de posgrado en el extranjero en las mejores universidades del mundo, siendo Estados Unidos el país de destino de mayor preferencia, seguido por Alemania y Francia. Además, el 88% de los créditos de esa entidad se destinó para maestrías y solo el restante fue para doctorados en ese mismo año [2].

Figura 1. Top 15 de países destino para estudios de posgrado de los colombianos.Fuente:Colfuturo [2].
Figura 1. Top 15 de países destino para estudios de posgrado de los colombianos.Fuente:Colfuturo [2].

Lo anterior muestra a un importante grupo que protagoniza una relevante movilidad académica y científica, impulsado por el interés de mejorar sus condiciones laborales [3]. Es decir, buena parte de los estudiantes y egresados ven en otros países la posibilidad de obtener buena formación y mejores oportunidades laborales. Hecha esta salvedad, es posible entrever la influencia que tiene la internacionalización en los universitarios colombianos.

Durante mi paso por la universidad tuve la oportunidad de viajar un par de veces fuera del país con fines académicos y, por fortuna esto cambió totalmente mi visión del mundo permitiéndome conocer de buena tinta un poco más lo que este tiene por ofrecernos. Hoy, curso último semestre de mi maestría fuera del país y me gustaría compartirle un poco de mi experiencia. A decir verdad, crecí en un entorno muy peculiar de un municipio al norte de Bogotá donde comúnmente se oye decir: “estudiar en el exterior es cosa de ricos, es imposible, sólo genios con dinero lo lograrían” (y con esto, no estoy generalizando). Por tal razón permítame decirle que eso, en realidad, no es del todo cierto.

Hace unos años también llegué a pensar que era un sueño imposible de alcanzar, y no por carecer de la capacidad o el talento requerido sino por el factor que a muchos agobia, el dinero. Por supuesto que un estudiante o profesional que cuente con recursos económicos suficientes podría financiarse sus posgrados en el exterior y residir allí sin mayor dificultad. Sin embargo, para aquellas personas con limitados recursos y que cumplen con ciertos méritos académicos, hay buenas noticias, ustedes también pueden hacerlo.

Estudiar en el exterior, becado y sin endeudarse, sí es posible. Y cuando hablo de beca me refiero a aquella que tiene atributos atractivos como la incorporación de manutención y no necesariamente es equivalente a un crédito que se deba pagar al término del programa académico (bajo ciertas condiciones, como es mi caso). Aunque suena interesante, cada estudiante y/o profesional que busca aspirar a una de estas becas, se ve envuelto en casos particulares que pueden variar por diversos factores como el país y universidad de destino, tipo de beca al que se postula, programa académico de interés, requisitos migratorios, etc.

Y aunque tales oportunidades existen, no se aprovechan al máximo o simplemente se pierden. Vale la pena resaltar que estas ofertas no se suelen publicar constantemente o están diseñadas para estudiantes con perfiles estrictos o muy específicos, lo cual, puede llegar a desmotivar a alguien que no sea apto o no cumpla los requisitos. Por esta y otras razones, es recomendable hacer una búsqueda específica y exhaustiva de posibles ofertas que se ajusten a su necesidad, línea de investigación, trayectoria académica y experiencia laboral (si es que se requiere).

Un aspecto importante por valorar puede verse en los estudiantes de pregrado, quienes llegan a enterarse de la internacionalización en los semestres finales de su formación por diversas razones, entre las cuales se destaca su falta de interés o no contar con la información pertinente a tiempo. Estos, entre muchos otros motivos dificulta en gran medida el acceso a intercambios y otras opciones que están a disposición de los universitarios.

Vale la pena resaltar que, en cuanto a becas para estudios en el exterior, la mayor concentración está en los posgrados. Es mucho más fácil encontrar convocatorias relacionadas con los niveles de maestría y doctorado, si queremos ser más específicos. Me gustaría dejar claro que es conveniente hablar de beca cuando el aspirante ya se encuentra admitido a un programa académico, generalmente este es el punto de partida en las convocatorias. Teniendo en cuenta esto, puede hablarse de algunos determinantes relevantes que ameritan el acceso exclusivo a una beca con el fin de obtener resultados satisfactorios, tanto para el estudiante becario como para la universidad. Dentro de estos, se tiene que los mencionados niveles de formación, al ser presenciales requieren en su gran mayoría de dedicación a tiempo completo, un promedio mínimo y un considerable desempeño de investigación, es decir, una tesis puede incluirse en este campo.

Otro punto de interés es el dominio de una segunda lengua, principalmente el inglés, esto si se quiere hacer estudios en países como Estados Unidos, Inglaterra e incluso en la Unión Europea. Para estos casos es primordial contar con resultados satisfactorios en los exámenes TOEFL o IELTS y GRE al momento de iniciar los procesos de admisión. Si sus preferencias o programas de interés se localizan en países con lenguajes diferentes al español e inglés, seguramente requerirá de un considerable dominio de esos idiomas y vale la pena que se informe de los estándares mínimos de aceptación en cada universidad que contemple, pues esto le ayudará a evitar sorpresas indeseables en el futuro y al momento de aplicar. Cabe añadir que, dependiendo al país y a la universidad los criterios de selección pueden variar drásticamente.

Recuerde, estas no son las únicas modalidades que existen, hay una amplia diversificación en los portafolios de becas de las universidades, fundaciones y entidades que las promueven. Seguramente ha escuchado hablar de becas orientadas al perfeccionamiento de una segunda lengua, al emprendimiento y la innovación, al mérito por desarrollo de proyectos, entre muchos otros. En usted está el darse la oportunidad y pensar en horizontes más desafiantes que no sólo le proyectará un mejor futuro, también le permitirá enriquecer su vida en diversas dimensiones.

¿Qué puede hacer? Si así lo prefiere, inicie por acercarse a la división de internacionalización de su universidad y preguntar por las ofertas de movilidad académica a las que puede acceder, sin saberlo, esto puede cambiarle el rumbo de vida. En Colombia, entidades como Colfuturo, Colciencias y Fulbright ofrecen créditos condonables y becas muy interesantes. Por ejemplo, el Programa Crédito Beca de Colfuturo consiste en, como su nombre lo indica, un crédito en dólares que el estudiante puede solicitar para estudiar el posgrado que desee fuera del país, al finalizar los estudios es recomendable regresar al país, permanecer mínimo 3 años y vincularse a ciertas entidades para acceder a la beca o condonación que será hasta por un 80% de la deuda. Por su parte, Fulbright ofrece notables beneficios en sus diferentes modalidades de beca para estudios en los Estados Unidos bajo la figura de crédito educativo condonable al 100%. Esta organización garantiza becas para doctorado, líderes indígenas, líderes afrodescendientes, artistas, científicos e investigadores. Lo invito a que se informe detalladamente en las páginas web de estas instituciones, conozca los requisitos, beneficios, charlas informativas y términos de referencia en cada modalidad. Otro camino es, dirigirse directamente a las páginas web de las universidades extranjeras de su interés, conocer el proceso de admisión al programa que le gustaría cursar y explorar a qué apoyos económicos tendría acceso en caso de ser admitido, por lo general esta información se encuentra bajo los nombres de Graduate Division Fellowships, Financial Support, Financial Aid, etc.

Muchas de las grandes oportunidades están a tan sólo un clic. En consecuencia, se hace necesario que el estudiante que considera tener las aptitudes requeridas y los méritos académicos necesarios para hacerse acreedor de una beca en el extranjero, dedique un buen tiempo a buscarlas e indagar a profundidad las opciones que se ofertan en diferentes organizaciones, plataformas, universidades y entidades internacionales.

Me atrevo a decir que en numerosas universidades extranjeras, los colombianos son vistos con buenos ojos, en otras palabras, han podido mostrar que cuentan con formación de calidad y excelencia académica. En cierta medida, esto hace a los universitarios colombianos atractivos en los procesos de admisión y contar con facilidades de ingreso y permanencia.

No me resta más que animarle a dar ese paso e invitarlo a que se despoje de esas ideas que le hacen dudar que estas cosas no están hechas para usted. Si dentro de sus planes está incluida la aplicación a algún tipo de beca, recuerde que la persistencia es un factor clave en el logro de objetivos y seguramente la necesitará.

Lista de Referencias

[1] Ministerio de Relaciones Exteriores. (2019). Colombianos registrados en el exterior: Encuestas Nacionales. Consultado en línea y disponible en el siguiente enlace: https://www.datos.gov.co/Estad-sticas-Nacionales/Colombianos-registrados-en-el-exterior/y399-rzwf

[2] COLFUTURO. (2018). Gestión de Cifras. Consultado en línea y disponible en el siguiente enlace: https://www.colfuturo.org/nuestra-gestion-en-cifras

[3] El Tiempo. (2017). 4.600 doctores colombianos se la juegan en el exterior. Consultado en línea y disponible en el siguiente enlace: https://www.eltiempo.com/datos/cuantos-colombianos-profesionales-hay-en-el-extranjero-139704

Comparte este artículo

comments icon 9 comments
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *