Publicado el 5 Noviembre, 2020

Hasta las joyas dejan de brillar en la pandemia

Los más de 45.000 empleados del sector de la joyería en Colombia se vieron afectados por el aislamiento preventivo obligatorio impuesto en el territorio nacional. Los orfebres fueron algunos de los más perjudicados, que representan aproximadamente el 61% de los trabajadores del sector, y para los que no es opción trabajar en casa ¿Por qué?


Síguenos en: | | |


Por: Mónica González /@monigonzalez02 (Instagram)

No es un secreto que la fuerte limitación de actividades generada por el establecimiento del confinamiento obligatorio ha traído grandes retos a los diferentes sectores económicos de Colombia. Si bien el Gobierno Nacional ha desarrollado diferentes estrategias para mitigar los efectos negativos que se han presentado en las distintas actividades económicas, especialmente a través de créditos, existen sectores y eslabones de estos, como lo son la joyería y la fabricación de joyas, que han recibido poca o ninguna ayuda.

La joyería ha estado integrada a la economía colombiana desde hace siglos y hace parte del patrimonio cultural del país. Además, esta aporta una cantidad significativa en materia tributaria. Por ejemplo, según las cifras de las Superintendencia de Sociedades, en términos del impuesto al valor agregado (IVA) el sector joyero ha venido aportando de manera sostenida desde el 2006 más de 9.000 millones de pesos anuales, pagando más de 16.000 millones en 2012 y 15.000 millones en 2013.

Sin embargo, parece que el hecho de proveer en el sustento material de miles de personas, tener un aporte significativo en materia tributaria y ser parte de la historia y un elemento profundamente arraigado a la idiosincrasia colombiana no parecen motivos suficientes para llamar la atención del Gobierno Nacional en una época de crisis.

La joyería en Colombia es una actividad de gran tradición que se caracteriza por una producción artesanal cuyos procesos tienen bajos niveles de tecnificación, los cuales, por lo general, son llevados a cabo en pequeños talleres familiares, que cuentan con décadas de experiencia en la fabricación de joyas y cuyos conocimientos pasan de generación en generación. Al ser en su mayoría pequeños talleres independientes, los orfebres quedan a la suerte del dinamismo del mercado en el cual los turistas extranjeros y las joyerías locales representan su principal fuente de demanda, fuente que se vio fuertemente reducida a raíz de la pandemia.

Pero, ¿qué tan afectados se han visto los orfebres por las medidas de confinamiento impuestas por el Gobierno Nacional? La respuesta a esta pregunta es un tanto complicada de responder en términos de cifras, puesto que, a pesar de la importancia del sector, este no cuenta con información estadística que permita realizar un panorama general de su afectación. No obstante, es posible recurrir a los casos particulares de algunos orfebres como lo es Cristian López, los cuales permiten conocer un poco más de cerca las problemáticas que ha tenido que enfrentar el sector en medio de la pandemia.

Cristian López ha sido orfebre por 22 años. Él se dedica a la fabricación y reparación de joyas, especialmente anillos y argollas de oro, plata, paladio y platino. Sus principales clientes son joyerías locales y turistas extranjeros. Sin embargo, por el aislamiento preventivo obligatorio y el cierre de fronteras, la demanda de estos se ha reducido drásticamente. Por esta razón, él cuenta que a pesar de que no ha sido su caso, varios de los orfebres de la zona donde él trabaja (Candelaria centro), han tenido que cerrar sus talleres y trabajar como puedan desde sus casas o incluso se han tenido que dedicar a otra actividad para generar ingresos.

Esto último representa un costo de oportunidad muy alto para los orfebres y en últimas para la sociedad, puesto que como se mencionó antes, los conocimientos en este eslabón de la joyería suelen pasarse de generación en generación y en muchos casos, la fabricación de joyas es la única actividad económica que desarrollan varios de los miembros de estas familias a lo largo de toda su vida. Por tanto, tener que cambiar de trabajo implica dejar a un lado un legado de conocimiento invaluable y, además, tener muchas veces que comenzar de cero con carencia de contactos, experiencia y conocimientos.

Con respecto a la posibilidad de cambiar de trabajo Cristian comenta: “Yo he trabajado toda la vida en esto, entonces pues es complicado por lo que de todas maneras el índice de desempleo es alto, entonces es complicado arriesgarse a dedicarse a otra cosa si siempre he hecho esto, siempre he trabajado en joyería, entonces no sé qué haría realmente”.

A pesar de que Cristian ha podido seguir trabajando en su taller, esto no significa que haya tenido un impacto leve en su actividad. El experimentado orfebre cuenta que ha pasado de fabricar 5 pares de argollas, o 10 anillos, a realizar únicamente un par de argollas o dos anillos diarios. ¿Pero por qué?

Junto a la sustancial caída en la demanda, también se encuentran las restricciones de horario y la difícil adquisición de materias primas. Antes de la pandemia, Cristian podía ir a trabajar al taller alrededor de 11 horas, seis días a la semana, mientras que bajo la nueva normalidad sólo le es permitido trabajar 7 horas diarias, de miércoles a sábado. Sumado a esto, Cristian comenta que ha presentado grandes dificultades para adquirir los metales preciosos con los cuales realiza la fabricación de joyas puesto que además de haber fuertes restricciones para acceder a las compra-ventas, se ha visto una disminución en la oferta de las materias primas, especialmente del oro, escasez que no ha dudado en reflejarse en la significativa alza de precios. Entonces la pregunta que surge es ¿Qué podrían hacer los miles de joyeros que se han visto afectados durante la pandemia?

Teniendo en cuenta la transición que han hecho diversas actividades económicas a las plataformas digitales, es fácil pensar que los orfebres podrían hacer lo mismo para mitigar su afectación. Sin embargo, esto es mucho más complicado de lo que se piensa.

En primer lugar, está la dificultad de atender cualquier demanda que surja de estas plataformas por los problemas ya expuestos: los orfebres están presentando dificultades para adquirir los metales preciosos con los cuales fabrican las joyas. Así, que a pesar de que implementen el uso de plataformas digitales, igual tendrán fuertes inconvenientes para realizar el proceso de fabricación mismo. A esto se le suma la restricción de horarios, lo cual reduce significativamente el tiempo con el que los orfebres cuentan para el proceso de fabricación. Y en cuanto a esto, cabe resaltar que no es tan sencillo y conveniente trasladar el trabajo a casa.

A pesar de que algunos orfebres lo han tenido que hacer por las presiones económicas por la pandemia, este desplazamiento puede representar un peligro para los mismos orfebres y las personas con las cuales viven debido a que en el proceso de fabricación de joyas se utilizan diversas sustancias químicas, como lo son el ácido nítrico y sulfúrico, que bajo una inadecuada manipulación pueden ser perjudiciales para la salud. Por último, pero no menos importante, se tiene que reconocer la importancia de la confianza que acompaña cada una de las transacciones realizadas en el sector.

Una parte fundamental en la venta de joyas es que el cliente pueda corroborar la autenticidad de los metales y piedras preciosas con las que estas fueron fabricadas, corroboración que es muy difícil realizar de forma no presencial, como por medio de plataformas digitales.

Teniendo en cuéntalo anterior, es claro que a pesar de la importancia histórica, económica y cultural que tiene la joyería en Colombia esta no ha recibido la atención necesaria por parte del Gobierno. El sector y especialmente los orfebres que hacen parte de él, han tenido que enfrentarse a grandes dificultades tanto en el proceso productivo como en la comercialización, problemas que no parecen tener una solución en el corto plazo y por los cuales hasta las joyas han dejado de brillar en la pandemia.

Comparte este artículo

comments icon 7 comments
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *