Publicado el 4 Junio, 2019

La investigación que aborda la discriminación en doble vía: ser afro y LGBT en Colombia

Recientemente se lanzó el primer documento investigativo sobre derechos Económicos, Sociales y Culturales de personas afros e indígenas LGBT en Colombia. El Mal Economista habló con uno de los realizadores de este informe quien nos habló de los principales hallazgos.


Síguenos en: | | |


Tal como existen los derechos políticos y civiles, están los derechos humanos socioeconómicos, poco conocidos o tenidos en cuenta por la población en general que, probablemente, desconoce, por ejemplo, que estos están en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.  Se denominan Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC) y los necesitamos día a día pues allí entran la salud, el trabajo, la educación, e incluso la ciencia y la cultura, entre otros.

Y si de cultura se trata nada mejor que poner nuestra mirada en la población afro, sus sabores y sus ritmos. Una riqueza incalculable de tradiciones que se ve opacada ante el abandono del Estado y la discriminación que sufren estas personas, una discriminación en doble vía si hablamos de personas afro que también son indígenas, lesbianas, gays, bisexuales o trans.

Desde la instalación del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1985), la falta de avances de parte de los Estados llevó a que un sin número de organizaciones sociales en todo el mundo hayan tomado la palabra para hacer aportes en la construcción de los informes, medición de situación de derechos y recomendaciones para los Estados, evidenciando la necesidad de que los diversos movimientos trabajen de manera conjunta e interseccional.

En medio de esta tarea, recientemente se lanzó en Colombia la primera investigación sobre personas afrodescendientes e indígenas LGBT, en cinco municipios de Colombia. Un informe pionero realizado por las ONG Colombia Diversa y Caribe Afirmativo con el fin de proporcionar información sobre esta población que hasta la fecha es inexistente.

El Ml Economista habló con David Alonzo, miembro del área de derechos humanos de Colombia Diversa y uno de los investigadores a cargo de la realización de dicho informe:

Pocas veces relacionamos economía directamente con derechos humanos, ¿por qué esta unión es vital en esta investigación?

Muchas veces desde las organizaciones sociales trabajamos para exigirle al Estado la garantía de los derechos civiles, políticos y sociales. Sin embargo, una vez reconocidos algunos de estos derechos, las personas no pueden acceder a ellos por falta de dinero. En Quibdó y Buenaventura hoy hay personas o, en este caso, personas LGBT que quieren casarse o hacer cambio de documentos, y no pueden porque no tienen trabajo estable o deben priorizar otros derechos como salud y educación. Sin una apuesta por superar barreras económicas, seguirán en deuda todos los demás derechos.

En 2015 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ya había lanzado un informe en el que alertaba sobre expresiones prejuiciosas hacia personas LGBT con relación a su etnia y raza ¿qué ha pasado desde entonces con la población afro e indígena LGBT en Colombia? ¿Qué novedades nos presenta esta investigación?

En los municipios que visitamos, encontramos funcionarios y funcionarias con voluntad de hacer las cosas a favor de avanzar en derechos. Pero la mera voluntad no es suficiente. El Estado no tiene información de calidad sobre la situación de los derechos. Sin información de a dónde dirigir los recursos del Estado efectivamente, se pierden los esfuerzos. Este es justamente uno de los aportes de esta investigación, poder conocer de cerca la realidad que viven estas personas incluso más allá de las expresiones prejuiciosas. Con esta información se podría avanzar, por ejemplo en  la formulación de políticas públicas.

Reconocer las necesidades y derechos económicos y sociales de las personas afro ha sido un proceso lento. Ahora ustedes ponen en relevancia estos mismos derechos pero en población afro e indígena LGBT, ¿podría decir que en el imaginario colectivo de Colombia el proceso reconocimiento de esta población ha sido inexistente?

No ha sido inexistente. Colombia es ejemplo de reconocimiento formal de derechos de población afro e indígena desde la Constitución del 91; sin embargo, en la realidad seguimos en deuda, los territorios con mayor población afro e indígena son los más descuidados en las apuestas de desarrollo del Estado, la oferta de justicia, empleo, educación y salud, llega a niveles alarmantes de incumplimiento. En ese marco, los municipios priorizados en la investigación, son vulnerables en relación con el resto de Colombia, y en ellos, la población LGBT es vulnerable entre los más vulnerables.

El Pacífico es la región con mayor proporción de negritudes en el país y es también la región más vulnerable, de esto se ha hablado en varias investigaciones cuéntenos ahora cómo juega esta ecuación si agregamos a población LGBT.

Durante la investigación aprendimos mucho de la forma en que se combina la lucha de lo afro y lo LGBT. Newball Segura, quien es uno de los jóvenes líderes en Buenaventura, por ejemplo, nos decía que “ser negro y gay implica tener que alzar una misma bandera de lucha contra ambas formas de discriminación” La realidad es que el movimiento afro históricamente ha resistido a la censura de la sexualidad y durante los procesos de liberación del esclavismo, la sexualidad vivida libremente, era una parte importante de la liberación total. Tiempo después por la religión y otros motivos, se ha venido rechazando a las personas LGBT al interior mismo de las comunidades, en ocasiones, por parecer una “traición” a la hipermasculinidad o la idea de preservación de la familia tradicional.

En su investigación ustedes hablan de escenarios de vulneración de derechos de las personas LGBT que han generado que la violencia sea normalizada. ¿Cuáles son estos?

Hablamos de lugares de trabajo u oficios que se ha naturalizado que no pueden ser ocupados por personas LGBT, en cambio otros que sólo son para estas personas. En general, esa naturalización empobrece y limita a las personas. Hablamos de ideas generalizadas de que las personas LGBT no pueden ser buenos docentes o líderes políticos, por ejemplo, pero su lugar está en peluquería o prostitución.

En materia económica, cuáles cree que serían los avances en el pacífico si el Estado se fijara en la inclusión de población afro e indígena LGBT.

Si el Estado le cumpliera a la población vulnerable, obteniendo información de calidad sobre el acceso a los derechos y enfocando las políticas públicas a los temas clave de transformación de la realidad, no ganarían solo las personas en condiciones de vulnerabilidad sino los municipios en su totalidad. La apuesta por la inclusión permitirá que el talento y la diversidad nutran las vías hacia el desarrollo integral y la sana convivencia.

¿Cuáles son las principales recomendaciones hacia el Estado colombiano?

Al Estado le pedimos además de recolectar información de calidad sobre la situación de la población en relación a sus derechos, promover ambientes amigables en las instituciones públicas, fortalecer en capacidades a funcionarios y funcionarias a cargo de los temas de género y de diversidad sexual, promover protocolos de atención diferencial en salud y educación.

Comparte este artículo

comments icon 0 comments
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *