Publicado el 28 Noviembre, 2020

Verano para las bicicletas ¿agosto para la inseguridad?

Los viajes diarios en bicicleta son cada vez mayores en Bogotá, sin embargo, estas no son las únicas cifras impulsadas por la pandemia. Entre mayo y agosto, el aumento de hurtos de bicicletas se ha ubicado entre un 150% y un 280%.


Síguenos en: | | |


  • Por: Sebastián Escobar / /@sebastian.escobar.108 (Instagram)

La pandemia provocada por el Covid-19 ha traído cambios importantes en la vida cotidiana. Las recomendaciones como el distanciamiento y regulaciones de ocupación en espacios cerrados son algunos de los protocolos propuestos para mitigar el contagio. En este nuevo contexto, el uso de la bicicleta puede ser una solución para cumplir con estas sugerencias, promover un estilo de vida menos sedentario y, por si fuera poco, contribuyen con objetivos de cambio climático.

Sin embargo, su importancia no nace recientemente, pues en las estadísticas de la Encuesta de Movilidad se destaca el crecimiento de los viajes que los bogotanos hacen en este medio desde el 2011. Solo en la capital se realizaron unos 880.367 viajes en 2019 y si se tienen en cuenta los 18 municipios aledaños se supera el millón de viajes diarios. En términos económicos, el estudio de Caracterización de la Economía de la Bicicleta en Bogotá calcula que el sector generó unos 31.290 empleos directos en 2019.

Si bien el uso de la bicicleta ya era un sector importante, la pandemia puede acercar este medio aún más a las personas. Por ejemplo, el periódico británico The Guardian señala que “minoristas y reparadores de bicicletas tuvieron la oportunidad de seguir comerciando durante la cuarentena de Reino Unido luego de que el Gobierno los declarara servicio esencial” con el objetivo de minimizar la probabilidad de contagios. En el caso de Bogotá, la administración de la ciudad apostó por adicionar 117 kilómetros de ciclorrutas temporales, de las cuales, algunos podrían convertirse en permanentes.

Así, la demanda por bicicletas era creciente en el tiempo y debido a las condiciones de la pandemia esta puede acelerarse para solucionar problemáticas como transporte y/o herramientas de trabajo. Sin embargo, el hurto de bicicletas también es un fenómeno que ha crecido desde antes de la pandemia.

Óscar Murillo explicó en El Tiempo que el hurto de bicicletas es el único tipo de hurto que ha crecido en la ciudad. Con el objetivo de localizar estas conductas, se consultaron los mapas interactivos de la Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia de Bogotá desde el 1 de enero de 2019 al 31 de agosto del 2020; el panorama encontrado son focos concentrados principalmente en las localidades de Bosa, Kennedy, Fontibón, Engativá y Suba. Sectores que muestran hasta agosto del 2020 la mayor frecuencia de este delito en la ciudad.

Concretamente, si se contrasta enero-agosto del 2019 con enero-agosto del 2020 los casos de hurto a bicicletas pasaron de 5.229 a 7.121, respectivamente. Es decir, este delito ha crecido con una variación del 36,2% en lo corrido de este año. Igualmente, los datos de la Secretaría sugieren que este tipo de hechos se han vuelto más comunes a lo largo del día (madrugada, mañana, tarde y noche), pero en términos de participación las madrugadas y las mañanas tienen un mayor peso sobre el número de robos mientras que las tardes y las noches han tenido una menor participación.

Hurto de bicicletas. Fuente: Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia de Bogotá.

La ilegalidad

Alguien podría preguntarse: ¿cuál es el valor de estos robos? Para poder responder esta pregunta es importante iniciar por entender mejor esta actividad.

Óscar Murillo destaca la modalidad de robo de bicicletas de gama alta para poder venderlas por partes en el mercado. La venta de partes no es una novedad, ni el mercado legal ni en el ilegal. El estudio de Caracterización de la Economía de la Bicicleta encontró que la venta de repuestos es una de las tres actividades que más destacan dentro de una bicicletería. Esta investigación señala que la moda entre los vendedores es generar un 20% de sus ingresos por cuenta de venta de repuestos.

Entonces, ¿cuánto gana una bicicletería? La encuesta de la Caracterización de la Economía de la Bicicleta define cinco rangos de ingresos para estos locales. Para hacer una aproximación al tamaño de este mercado se multiplica el número de locales que alcanzaron una misma renta mensual por el valor reportado. Suponemos que los ingresos son el valor superior de cada rango, exceptuando los locales que reportaron ingresos mayores a cinco millones; en este caso suponemos que solo ganan esta cantidad.

Así, se encuentra que las bibicleterías de la encuesta mueven en el mes al menos 1.400 millones de pesos. De esta manera, el veinte porciento de estos ingresos es 297 millones, cifra aproximada del valor del mercado de repuestos.

Si bien es posible pensar que esta cifra es una buena aproximación del mercado legal de repuestos en Bogotá, es también un dato cercano al del mercado ilegal. Dado que se ha utilizado una muestra, se desconoce un numero importante de bicicleterías y las condiciones de legalidad en las que estas venden repuestos.

Resiliencia en el pedaleo

Pese a las cifras de robo, la bicicleta sigue siendo un medio irremplazable para algunos sectores de la ciudad. Un ejemplo de ello es Daniel Felipe Guevara, un joven que utiliza constantemente su bicicleta desde hace tres años, tanto que esta se ha adentrado en su estudio, trabajo, recreación y quehaceres diarios. Él no se limita “por el miedo, pero sí, siempre está presente el riesgo, ya sea por un robo, choque, caída o imprudencias y percances que puedan pasar en la vía”. Por ello, entre sus medidas de seguridad, al igual que algunos de sus amigos, llevan tambos (barras de metal) por si necesitan defenderse.

La creciente demanda de bicicleta ha abierto un espacio para que ciudadanos tomen el liderazgo de posibles soluciones al problema. Por ejemplo, el día 18 de septiembre, Es de Politólogos, una página de redes sociales, anunció una charla de pedagogía dirigida a ciclistas para “que te apropies del espacio y la ciudad de forma segura”. Por ello, es importante que la Administración distrital acompañe estos movimientos continuando y fortaleciendo su plan de registro de bicicletas con políticas que permitan una solución integral al problema: educación, infraestructura, regulación, etc. Con el objetivo de, como afirma Daniel, darle a este medio de transporte “la importancia para cumplir objetivos de desarrollo y sostenibilidad ambiental para la ciudad y por qué no, del país”.

Comparte este artículo

comments icon 4 comments
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *